login to vote

12 min Hombres Gays Cachondos Desnudos

¡Mujer más deliciosa, más insinuante! -«Sí, sí -fue anoche mismo a anunciarle-, ya le he dicho a mi marido que me parece usted inteligente. Le pondrá tres mil pesetas. Al lado suyo usted prosperará con rapidez». -Charlaron, y la dulce bondadosa. Sonó la puerta. Juan se estremeció. Púsose de pie instantáneamente. -oyó que saludaba, lanzándole una de sus sonrisas. -Buenos días, señora -se apresuró Juan a responder con una inclinación. Dejó ella de sostener con la alhajada mano el portiére, que le había formado un dosel verde-ceniza a su elegancia perla, y, avanzó hacia el interior. -Siéntese, hágame el favor; y siga, siga su tarea. Yo vengo en busca de unos libros. -¿Qué libros, señora?

DVDSCR Fotos Tentadoras De Mujeres Maduras Desnudas

750 mb Fotos Tentadoras De Mujeres Maduras Desnudas ¡Oh locura! tú eres como la pobreza, heredad fácil de cultivar, no sujeta a los celos de los amigos, ni expuesta a la envidia y la venganza de ruines y perversos. El demente cuyo desvarío es agradable, es más feliz sin duda que el hombre cuerdo cuyas verdades son su propio tormento y el de sus semejantes. El sabio no resucitaría a un muerto ni curaría a un loco, aun cuando lo pudiese, a menos que no quisiese burlarse de ellos o hacerles un mal, porque sabe que la locura y la tumba son dos abismos donde caen y se desvanecen todos los dolores del hombre. Seguía adelante sin dirección conocida el caballero, cuando echó de ver un golpe de gente que se arremolinaba en plácida baraúnda, al compás de tres o cuatro pífanos y tamboriles. Clérigos a caballo, legos a pie, mujeres con las faldas en cinta, grande y variada muchedumbre. Don Quijote hubiera querido esperar que llegaran; mas al ver que todo ese mundo confuso y revuelto propendía hacia otra parte, picó su caballo y, lanza en ristre, fue a herir en los que encontrase desde luego, y esto sin averiguación ninguna. Llevose a las primeras dos o tres monigotes vestidos de musgo, y siguió adelante rompiendo briosamente por la chusma. En el centro venían unos cuantos clérigos cubiertos con papahigos o mascarillas y unas como sobrepellices de salvaje, cosa que les daba fea y terrible catadura. Suspensos todos, nadie sabía lo que fuera, y así don Quijote llegó a ellos sin obstáculo y en voz ferviente dijo: -Muertos sois, follones, si no os entregáis maniatados al caballero de cuya espada están pendientes vuestras vidas. Uno de ellos respondió que se rendían, pues ya el vestiglo de don Quijote le pinchaba el estómago con la lanza. El clérigo era por ventura más cuerdo que animoso, y reparando en la falta de juicio de su agresor, juzgó necesario contemplarle cuanto fuese posible. -Todo lo que aquí mira vuesa merced, es pura devoción -dijo-: detenga el brazo, y no derrame sangre inocente. -¿Devoción cargar con esta caterva femenina? -replicó don Quijote-; ¿sangre inocente la de malandrines endemoniados como vosotros? -No hay aquí endemoniados ni malandrines, señor caballero: yo soy cura de un pueblo de esta comarca y vicario de estos contornos.

http://solo.hombre.fun/527724693.html

100 min Dios Le Dio Al Hombre Un Cerebro Y Un Pene

118 min Dios Le Dio Al Hombre Un Cerebro Y Un Pene -Porque en ninguno de ellos ha faltado el vaso de vino para remachar la palabra; porque los hemos tenido como rebaño de bestias, salva sea la comparanza, acorralados en la taberna: porque al olor del pienso de ayer, se fueron metiendo, metiendo, y no vieron el barro hasta que les llegaba a la boca. -Bien: ¿y qué? -Que ya se hartaron, y que como no tienen otra becerra en qué pensar, pensarán en lo que han hecho. -Enhorabuena. camará; pero esas fiestas no se pueden tener cada día: son muy caras. -No lo niego- pero se inventan otras más baratas. -Mire que esta guerra me balda; y considere, caracoles, que de quince días acá, no hago más que botar dinero. -Otros lo botaron antes. Y, por último, también ha visto usted en su casa, haciéndole la rosca, la nata y flor de la tertulia del señorón. -Pshe. -Y desde media legua le saluda a usted la gente, -Puede valer más el coscorrón que el bollo. -Pero el asunto era sacar a la gente de la otra casa, y esto ya lo conseguimos. -Pues ahí estábamos antes, camará- y a ello le dije que para llegar al fin que deseamos, que bien silbe usted que no es todo la vanidad de tener yo el respeto que ayer se llevaba ese caballero, sino el bien de estas gentes. -Entendido: ¿y qué? -Que sigan predicando los que para ello valgan. -También dije yo a eso que una palabra se borra con otra palabra por lo que sostengo que basta ya de sermones.

http://one.datacion.top/842913828.html

19 min Formas Caseras Para Hacer Crecer Tu Pene.

27 min Formas Caseras Para Hacer Crecer Tu Pene. Lo justo y lo injusto, el mal y el bien, todo se confundió para mí, y en la soledad del corazón comencé a sentir desarrollarse rápidamente el coloso de hierro del egoísmo; porque cuando analizaba las virtudes hallaba siempre al interés personal, origen y base de ellas. Me espanté de mí misma y volví a lanzare en el mundo, no ya para pedirle amor, felicidad, justicia, verdad, sino un opio de placeres y de riquezas que me adormeciera. Volví a él para oscurecer entre el vapor de sus pantanos el funesto destello de mi inteligencia, para quebrantar en su frente de bronce el dardo punzante de mi sensibilidad. Desde entonces el mundo que me asesta sus tiros por la espalda, viene a verter rosas a mis pies; desde entonces no soy víctima porque puedo ser verdugo, desde entonces nadie me compadece porque algunos me envidian. Nadie me desprecia porque muchos me odian. No tengo desengaños porque en nada creo. Tengo enemigos que me calumnian y a los cuales mi indiferencia quita el poder de ser felices mortificándome. Tengo amigos que me quieren porque soy indulgente con sus defectos y les doy el placer de censurarme los míos. ¿Quiere Ud. saber lo que es para mí la sociedad? Lo que para vosotros, hombres, una cortesana. La buscáis; la prodigáis mentidos y pasajeros halagos; la pagáis caro los suyos, efímeros y mentirosos como los vuestros; y la dejáis despreciándola. La sociedad es para mí un mal necesario. Yo que no puedo aceptar su código no me revelo contra él, porque yo soy un ser fuerte y débil a la vez, que ni puede ajustar su talla a esa medida estrecha de la hipocresía social, ni tiene bastante rico el corazón para privarse de los goces aturdidores de sus brillantes placeres. ¿Y qué otra cosa puedo desear ni esperar? Cuando se llega a este estado, Carlos, en el cual las ilusiones del amor y de la felicidad se nos han desvanecido, el hombre encuentra acierto delante de sí el camino de la ambición.

http://spot.datacion.icu/3920230483.html

65 min Arremetió Frente Al Sexo De La Gente

47 min Arremetió Frente Al Sexo De La Gente Es una criatura de luz, de alegría y de felicidad. No le puedo ocultar que si eso pudiera ser estaría muy bien, sin duda; pero. Miss Mills movió la cabeza. Aquella muda concesión de miss Mills me animó a preguntarle si en el caso de que se presentara la ocasión de atraer la atención de Dora hacia las condiciones de ese género necesarias a la vida práctica si tendría la bondad de aprovecharlas. Miss Mills consintió con tan buena voluntad, que le pedí también si no querría encargarse del libro de cocina y hacerme el inmenso favor de entregárselo a Dora sin asustarla demasiado. Miss Mills se encargó de la tarea pero se veía que no esperaba gran cosa. Dora reapareció. Estaba tan seductora, que me pregunté si verdaderamente había derecho de ocuparse en detalles tan vulgares. Y además, me amaba tanto, estaba tan encantadora, sobre todo cuando hacía a Jip tenerse en dos patas para pedirle su tostada y ella hacía como que le iba a quemar la nariz con la tetera porque se negaba a obedecerla, que terminé considerándome como un monstruo que hubiera venido a asustar al hada en su bosque, cuando pensaba en cómo le había hecho sufrir y en las lágrimas que había derramado. Después del té Dora cogió la guitarra y cantó sus canciones francesas sobre la imposibilidad absoluta de dejar de bailar, tralalá, tralalalá, y pensé más que nunca que era un monstruo. Sólo hubo una nube en nuestra alegría: un momento antes de retirarme miss Mills aludió por casualidad al día siguiente por la mañana, y yo tuve la desgracia de decir que tenía que trabajar y que me levantaba a las cinco. No sé si Dora pensó que era sereno en algún establecimiento particular; pero aquella noticia causó una gran impresión en su espíritu, y dejó de tocar y de cantar. Todavía pensaba en ello cuando le dije adiós, y me dijo con su aire mimoso, como podía habérselo dicho, según me pareció, a su muñeca. No te levantes a las cinco; eso no tiene sentido común. -Tengo que trabajar, querida.

http://one.hombre.fun/1912322855.html

89 min Tesis Sobre Enseñar La Conciencia Sexual.

109 min Tesis Sobre Enseñar La Conciencia Sexual. -Espérate un poco. -¡Pero tú has perdido el juicio por lo que veo! ¡Que un hombre se debe a su patria! Claro que sí; pero primero se debe a su familia, a sus hijos, a su salud. -Según y conforme; y tales pueden ser los males de la Nación, que no pueda librarse el buen ciudadano de acudir a ellos antes que a los suyos y a sí mismo. Ejemplo, lo que pasó en la antigüedad, en tiempos de. No recuerdo el nombre de aquel que mandó a sus hijos a perecer. En fin, sea como quiera, yo estoy obligado a prestar mi ayuda a los que intentarán salvarnos de esta ignominia despótica. Habrás visto que el país está perdido. -Perdido, tan perdido hoy como ayer, y como mañana, si os descolgáis vosotros con otra revolución. Pero dime, desventurado: ¿has vuelto al rebaño del Progreso; te has limpiado ya de la nota cangrejil, como decís en vuestro lenguaje, que parece de presidiarios? Porque los del partido de Milagro te habían puesto el sambenito. -Ya nos hemos reconciliado; ya los que fuimos víctimas de un error, hemos vuelto al sacrosanto redil de la Libertad. -Dios nos tenga de su mano. -Y reunidos varios amigos, que no hay para qué nombrar, hemos acordado mancomunarnos para echarle la zancadilla al despotismo. Mujer, no te asustes.

http://start.datacion.icu/3280629150.html

52 min Medias De Nylon Medias De Nylon Pantie Sexy Medias

33 min Medias De Nylon Medias De Nylon Pantie Sexy Medias El nombre no hace a la cosa. Lo importante para usted es que se entere de lo que le dicen, a fin de que lo rectifique, en bien de su propio nombre de usted y del de los españoles en el Extranjero. Con razón o sin ella, se supuso que usted podía dar luz en el tenebroso asesinato y descuartizamiento de la señora Emma Liwey, «digna de todo respeto», según han informado a L'Écho de Paris, y varios representantes de periódicos hablaron con usted. El de Le Journal refirió que usted le había dicho que era el beguin o capricho de la mencionada dama. El de Le Matin puso en boca de usted la siguiente declaración: «La primera vez que yo vi a la víctima fue en el Casino, adonde ella iba con frecuencia Yo había notado que ella me miraba con insistencia y buscaba ocasión de hablarme. Una tarde se me hizo presentar, y desde entonces hubo intimidad entre nosotros. El martes de la trágica semana vino a verme para enterarse de la salud de mi tía. Al día siguiente, pasé la tarde con ella y un amigo. La señora Liwey estaba muy contenta y bebió champagne con nosotros. a la una de la noche tuvo el capricho de que la acompañase en coche hasta la frontera italiana. Muy de madrugada volvimos de dicha excursión, y como Emma Liwey estaba fatigadísima y no quería volver a su hotel a una hora tan matinal, me pidió que la dejase dormir en casa. Consentí. Después de esta declaración de usted, queda bastante mal parada la reputación de la señora Liwey, quien, si digna de todo respeto -según L'Écho de Paris,- se timaba con usted, andaba a caza de usted, tenía capricho por usted, se iba de noche con usted hasta la frontera italiana, y muy de madrugada pedía a usted la dejase dormir en su propia casa. La rectificación de usted, Sr. Fausto Echevarría, es tanto más de desear, por usted mismo, cuanto que el citado periódico Le Matin, después de hacer hablar al amo del colmado Frontières, en donde estuvo usted con Emma Liwey, dice: «Las noticias que el posadero nos dio de Fausto Echevarría no son de las más favorables para él, aunque no le cree capaz de haber asesinado a Emma Liwey, a quien hacía el amor, según el posadero, porque Fausto, sin una perra chica, tenía imperiosas necesidades de dinero.

http://sad.datacion.top/3743902439.html

1080p Playboy Tv - Leyendas Urbanas Sexy 2 Viendo Es Creer

1080p Playboy Tv - Leyendas Urbanas Sexy 2 Viendo Es Creer Tal vez consista esto en que haya dos géneros de tontería: la tontería de acción y la tontería de palabra, las cuales están en razón inversa en cada ser humano. El que no dice tonterías las hace: el que no las hace las dice. Cuando alguien hace y dice siempre tonterías, ya es tonto de capirote y goza de tontería absoluta, total, una y toda, como se expresarían los filósofos. Por dicha no es esto lo común: lo común es ser tonto a medias. Cuando alguien gasta en palabras su discreción, enamora a las gentes y hace las delicias de las tertulias; pero, consumida toda su discreción en objetos de lujo, sólo tontería le queda para los negocios que debieran importarle. Y, por el contrario, todos o casi todos los que consumen su discreción en hacer su negocio, son insufribles de tontos o de zafios hasta que le hacen, si bien, luego que le han hecho, vuelven a brillar con su discreción en los discursos y conversaciones, o bien porque ya no tienen que emplearla en lo útil y la derivan hacia lo agradable, o bien por el prestigio seductor de que los circundan su éxito y su buena fortuna. Así me explico yo que el marqués, que buen poso haya, pasase siempre por discreto en la corte, y en su lugar por incapaz de sacramento. Razón tenían en su lugar, dirá quien me lea. Si el marqués no hubiera sido tonto, hubiera conocido que D. Acisclo le saqueaba y hubiera mudado de administrador. A esto importa contestar lo que el marqués contestaba, pues no faltó nunca quien le hiciese dichas reflexiones. Yo no trato aquí de sostener que el marqués tenía razón: me limito a repetir lo que él decía. Decía, pues, que en veinte leguas a la redonda, tomando a Villafría por centro del círculo o redondel, no había más honrado y virtuoso varón que su administrador: que el ahorro de cuatro mil duros al año que D. Acisclo se jactaba de haberle hecho era de la más rigurosa exactitud; y que por consiguiente todavía le salía deudor, en los veinte años que había administrado sus bienes, de algo más de 80. Otro administrador cualquiera hubiera acabado con el marqués en diez años.

http://datacion.xyz/1501300080.html

74 min Mi Esposa Realmente Chupa Mi Polla

73 min Mi Esposa Realmente Chupa Mi Polla -¿Me puede usted prestar, hasta la semana próxima, doscientos francos? -Eso y más -contestó Alicia sin poder disimular su sorpresa. Doña Tecla, al llegar a su casa, tuvo una disputa con el cochero. Se empeñaba siempre en pagar un franco por la carrera. -En Ganga nadie paga más -decía. -Espèce d'imbécile! gruñía el automedonte furioso-. Salope, va! Doña Tecla no entendía. -¿Qué te parece la marquesa? -dijo Alicia a Baranda, metiéndosele de rondón, como solía, en el gabinete de consultas. -¿Qué ha hecho? -preguntó el médico con extrañeza. -Pues pedirme doscientos francos. -¿Y qué hiciste? -¿Qué iba a hacer?

http://sad.datacion.xyz/1253930687.html

115 min Agujeros De La Gloria Real En El Stand Xxx

100 min Agujeros De La Gloria Real En El Stand Xxx -dijo con impetuosidad la condesa- Creí un deber de mi amistad decirte que haces mal en obrar de ese modo. -¿Conque eso es todo? -dijo sonriendo Catalina, pero sin poder disimular, no obstante, su artificiosa jovialidad el despecho que la agitaba. ¿Tú quieres, a fuer de amiga prudente y concienzuda, advertirme que hago mal en atacar la virtud de tu primo y que ésta es invulnerable? -Sé que ama tiernamente a su esposa, que no tiene bastante mundo para comprender tu conducta respecto a él, y que puede interpretarla de una manera que te agravie. -¿Te ha dicho algo respecto a eso? -preguntó vivamente la condesa. -No, pero hace días que le noto descontento, de mal humor, y hoy mismo me ha hablado de ti con poquísima estimación. -En ese caso -dijo la condesa con movimiento irreprimible de cólera-, eres muy necia, Elvira, en reconvenirme por mi conducta hacia él. Si no me estima, fuerza es que me desprecie, y yo. Escucha -añadió con una mirada iracunda y feroz-, yo no perdono nunca el desprecio de aquéllos a quienes no puedo devolverlo. Elvira casi tuvo miedo. Nunca había visto aquella mirada ni oído aquel acento en Catalina. Entonces, por primera vez en su vida, conoció, como por instinto, que en el alma de aquella mujer dormían pasiones violentas, que aquella criatura frívola, alegre e inofensiva, no podía comprender. La condesa procuró calmarse y la preguntó: -¿Cuándo has hablado de mí con Carlos en este día? -Antes de que tú fueses a mi casa.

http://solo.datacion.icu/673570339.html