login to vote

106 min Muchos Huesos En Un Cuerpo Humano Adulto.

Aunque la cólera se fue resolviendo en desconsuelo y amargura, y los resoplidos se trocaron en un suspirar hondo, toda la noche la pasó en vela, dando a su pena proporciones de irremediable tribulación, y el romper el día arrojose de la cama en que medio vestido estaba, y arreglándose en un dos por tres fue al cuarto de doña Sales y dio golpecitos en la puerta que lo separaba del de Leré. «A estas horas debe de estar levantada, disponiéndose para bajar a la estación -se decía-. En efecto, abrió ella la puerta, y en cuanto su amo la vio, cogiole ambas manos, y con viva efusión le dijo: «No te enfades si vengo tan temprano a decirte que he pasado una noche infernal pensando en tu viaje. No puedo resignarme a que me abandones. Considera la soledad en que me quedo, piensa en que me ha de ser imposible vivir sin ti! La santita no sabía qué contestar, ni aun qué cara poner ante tales demostraciones. -Me quito un gran peso de encima, Leré, al retractarme de lo que dije anoche. ¡No, yo no quiero que te vayas! No me es posible darte esa licencia. Verás: se me han ocurrido esta noche algunas soluciones al conflicto en que me veo. ¿tú quieres religión, mucha religión? (En el mismo tono que empleaba con la niña cuando le ofrecía juguetes para aquietarla. Pues mira, no seas tonta, yo te haré una capilla en mi casa, y puedes estarte en ella todo el tiempo que gustes.

77 min En Algunos De Los Paises Asiáticos

68 min En Algunos De Los Paises Asiáticos Los que poseen este amor saben unir todos los extremos y atar todos los cabos, y son tan diestros que a fuerza de amor a la esposa de Jesucristo, han logrado tener a su disposición dos tesorerías, que son las del arca-boba de la corte de España y la de los tesoreros de las gracias de la corte de Roma». Ya veis que he parafraseado lo que dijo el Manual en el párrafo del Patriotismo. -Bartolillo -preguntó uno-, ¿y no le has contestado nada a aquello de que el alma es un huesecillo o ternilla que hay en el celebro, o según otros en el diafragma, colocado así como el palitroquillo que se pone dentro de los violines? -Paciencia. Allá va lo que pongo a la voz Fanatismo. «Enfermedad físico-moral, cruel y desesperada, porque los que la padecen aborrecen más la medicina que la enfermedad. Es una como rabia canina que abrasa las entrañas, especialmente a los que arrastran holapandas. Los síntomas son bascas, convulsión, delirio, frenesí; en su último período degenera en licantropía y misantropía, en cuyo estado el enfermo se siente con arranques de hacer una gran hoguera para quemar a medio linaje humano». -Eso está bien dicho; pero algo frío, Bartolo. -Duro, más duro en ellos. Veamos cómo te desenvuelves en la voz Fraile. -Frailes. Atención -continuó el lector-. Una especie de animales viles y despreciables que viven en la sociedad a costa de los sudores del vecino en una especie de café-fonda, donde se entregan a todo género de placeres y deleites, sin más que hacer que rascarse la barriga.

http://sad.datacion.pw/1905549117.html

98 min Sopa De Champiñones Relleno Pechuga De Pollo Papricka

37 min Sopa De Champiñones Relleno Pechuga De Pollo Papricka No he venido más que a eso; a poneros en contacto. Te advierto que es un tipo. vamos, una cabeza de estudio. -Me saca usted de quicio. Ea, muéstreme siquiera un retrato, tamaño como un grano de centeno. -Retrato. ¡Hombre, qué descuido el mío! Debí provistarme. En fin, mañana verás al original. -Anticípeme detalles. Su cacho de biografía. No extrañaría usted esta exigencia. -Si tú debes de conocer su nombre. Yo te habré hablado de él, más de una vez, por incidencia.

http://tipos.datacion.icu/2160553199.html

80 min Entrenamiento Para La Caminata De 3 Días De Cáncer De Mama.

18 min Entrenamiento Para La Caminata De 3 Días De Cáncer De Mama. ¿La señora Manuelita lo pasa bien? -Muy buena. -No lo pensé así, desgraciadamente. -¿Y por qué, señor Mandeville? -Porque siempre acompaña a Vuestra Excelencia a la hora de su comida. -Y no tengo en este momento el placer de verla. -Acaba de retirarse. -¡Ah, soy bastante desgraciado en no haber llegado unos minutos antes! -Ella lo sentirá también. -¡Oh, ella es la más amable de las argentinas! -A lo menos hace cuanto es posible por ser amable. -Y lo consigue. -Doy a usted las gracias por ella.

http://gogo.datacion.icu/3247144709.html

105 min Prueba De Schich Y Dick Para Bebés.

Vivir Prueba De Schich Y Dick Para Bebés. -Lo llamaría usted. Me hice la que no lo había visto. Empecé a caminar y doblar calles. Casi perdí un zapato que me había enchancletado. Pero, nada; siempre doblando calles; y Rivera sigue que sigue, por la vereda de enfrente. Yo conocía que venía ardiendo, y dale; a propósito lo hacía; hablaba despacio; me paraba de cuando en cuando; me reía de repente, hasta que al fin llegamos a casa, después de haber andado más de una hora, con Rivera por detrás. Allí fue la buena: gritó, hasta que más no pudo; pero al cabo tuvo que venirse a las buenas; se hincó, me besó la mano; y después. -Y después quedarían las paces hechas, como entre dos buenos esposos -la dijo Daniel interrumpiéndola, y persuadido ya, que lo mejor era sacar un alegre partido de la conversación con aquella original criatura. La más original, sin duda, en la familia de Rosas, donde todos los caracteres tienen alguna novedad; la más original, pero la menos ofensiva, y la de mejor corazón. Con ese apellido, tan histórico desgraciadamente, ninguna mujer ha obrado el mal; y ningún hombre ha dejado, más o menos, de hacer sentir los arranques de su carácter despótico. -Y después quedarían las paces hechas, como entre dos buenos esposos -había dicho Daniel. -¡Qué, no!

http://datacion.icu/3446115308.html

84 min El Sexo Y El Hombre Desnudo De La Ciudad.

Mp4 El Sexo Y El Hombre Desnudo De La Ciudad. Alicia se oponía a que se le trasladase a una casa de salud, a pesar de las reiteradas instancias del médico que le asistía. -Aquí no tiene aire ni quien le cuide como se debe -decía Plutarco- ¡Le está usted matando! -¿Quién puede atenderle mejor que yo? -replicó Alicia-. No, de aquí no sale. Plutarco se quedó atónito ante aquel cinismo inconsciente. No sólo no le atendía, sino que cada vez que entraba en el cuarto era para insultarle. -¡Cuándo acabarás de reventar! -le decía. Muchas veces, a media noche, cuando el enfermo dormía, se colocaba sigilosa, como un gato, en la alcoba y sé ponía a revolver el escritorio y a registrar las ropas del médico que colgaban de la percha. Si hallaba dinero, la vuelta de algún billete con que se pagó la botica, se le guardaba en el seno. La alcoba permanecía toda la noche tibiamente iluminada. Así se explica que Baranda hubiese podido sorprenderla una noche. -¿Qué haces ahí?

http://solo.datacion.icu/539530472.html

300 mb Galerías De Fotos En Solitario De Mujeres Negras Desnudas

12 min Galerías De Fotos En Solitario De Mujeres Negras Desnudas Acerquémonos a tierra con precaución. El Victoria descendió más de dos mil pies. -Ahora, amigos, preparaos para cualquier cosa. -Lo estamos -respondieron Dick y Joe. Muy pronto, el Victoria avanzó siguiendo el lecho del río y apenas a cien pies de éste. En aquel punto, el Nilo medía cincuenta toesas, y en las aldeas de las orillas los indígenas se agitaban tumultuosamente. Al llegar al segundo grado, el río forma una cascada vertical de unos diez pies de altura y, por consiguiente, infranqueable. -Aquí tenemos la cascada indicada por Debono -exclamó el doctor. El cauce del río se ensanchaba y estaba sembrado de numerosos islotes que Samuel Fergusson devoraba con la mirada; parecía buscar un punto de referencia que no encontraba. Unos negros se habían acercado en una barca hasta quedar situados debajo del globo. Kennedy les saludó con un disparo, y, aunque no hirió a ninguno, todos huyeron precipitadamente a la orilla. -¡Buen viaje! -les deseó Joe-.

http://start.hombre.fun/4120741571.html

79 min Metacafe No Se Ve Ahora Escena De Sexo

99 min Metacafe No Se Ve Ahora Escena De Sexo Dentro de mí, todo se ilumina. Alrededor, un murmurio musical se alza del suelo abrasado con el calor diurno; mi cabeza resuena, mi corazón vibra; el deliquio se apodera de mí. No sé dónde me hallo; un mar de olas doradas me envuelve; un fuego que no destruye me penetra; mi corazón se disuelve, se liquida; me quedo, un largo incalculable instante, privada de sentido, en transporte tan suave, que creo derretirme como cera blanda. ¡El Dueño, al fin, que llega, que me rodea, que se desposa conmigo en esta hora suprema, divina, del anochecer. Entrecortadas, mis palabras son una serie de suspiros. Mi boca, entreabierta, aspira la ventura del éxtasis. Imploro, ruego, entre el enajenamiento del bien inesperado, fulminante. -No me dejes, no me dejes nunca. Siempre tuya, siempre mío. Quítame lo que quieras, haz de mí lo que te plazca, venga cuanto dispongas, redúceme a la nada, que yo sea oprobio, que yo sea burla, que me envilezca, que me infame. Venga ignominia, fealdad horrible, dolor, enfermedad, ceguera; venga lo que sea, hiéreme, hazme pedazos. Pero no te apartes, quédate, acompáñame, porque ya no podría vivir sin ti, sin ti, sin ti. Y, palpitando en mis labios, la queja deliciosa repite, sin pronunciarlo, sin rasgar el aire: -Dulce Dueño. - V - En este asilo, donde me recluyeron, escribo estos apuntes, que nadie verá, y sólo yo repaso, por gusto de convencerme de que estoy cuerda, sana de alma y de cuerpo, y que, por la voluntad de quien puede, soy lo que nunca había sido: feliz.

http://hot.hombre.fun/3827653226.html