login to vote

17 min Casa Tres 3Some Con 2 Hombres

Al amanecer, salgo a tomar aire, y desde el parapeto veo, en un fondo de cristal, el panorama de Loja, la mala de ganar, la que dio que hacer al cristiano, por lo cual, los Reyes pusieron a su Virgen la advocación de la Victoria. Diviso los dos arcos del puente sobre el Genil, el blanco caserío, las densas frondas, las ruinas, las montañas, las torres de las iglesias, descollando la redonda cúpula de la mayor. Y José María se aparece, saliendo no sé de dónde. -¿Te gusta el poblachón? Yo te llevaré a ver sitio. Esto lo conosco. Aquí me crié. Voy con él a recorrer los tales sitios. Gugú tiene que hacer en casa; tío Clímaco se pasa la vida sentado en el patio, escuchando a los lugareños, que vienen a hablarle de cosechas, arriendos y labores; Estebanillo allá se ha quedado, en Granada, con unos amigos ingleses, que acaso se lo lleven a dar una vuelta por Biarritz, en automóvil. Y yo pertenezco a José María, pero le tengo a raya: sigue presintiendo en mí enigmas psicológicos, no comprendidos en su ciencia femenina. Me lleva a la Alfaguara o fuente de la Mora, torrente que brota, al parecer, de un inmenso paredón inundado de maleza, y mana límpido por veinticinco caños. ¡El agua! ¡Siempre el agua misteriosa, varias veces centenaria, que habrán bebido los que murieron!

90 min Lecciones De Música En Línea Piano Más Fácil Para Adultos

77 min Lecciones De Música En Línea Piano Más Fácil Para Adultos El Go a head, desembarazándose de una parte de su lastre, subió 1000 metros más. El Albatros imprimió a sus hélices su máximum de rotación, y le siguió hasta allí. De pronto prodújose un estallido. La envoltura del globo acababa de desgarrarse por la presión del gas excesivamente dilatado, y así medio deshinchado cayó rápidamente. Y entonces, he aquí que el Albatros se precipitó hacia él, no para rematarlo, sino para prestarle auxilio. Sí, Robur, olvidando su sed de venganza, recogió al Go a head y sus hombres haciendo que Uncle Prudent y Phil Evans pasaran a la plataforma del «aviator». Luego el globo, ya vacío, cayó sobre los árboles del parque de Fairmont. El público estaba lleno de emoción y de espanto. Y ahora que el presidente y secretario del Weldon Institute eran otra vez prisioneros del ingeniero Robur, ¿qué iba a pasar? ¿Los arrastraría con él por el espacio, y esta vez para siempre? Pronto supimos a qué atenernos. Después de estacionarse unos minutos a la altura de 500 o 600 metros, el Albatros empezó a descender como para fijarse en la explanada del parque de Fairmont. Continuó bajando hasta casi tocar el suelo, y quedándose inmóvil bajo la acción de sus hélices suspensoras.

http://hombre.fun/4133616135.html

111 min Letras De Canciones De Pain Feat Francisco Apple Bottom Jeans

12 min Letras De Canciones De Pain Feat Francisco Apple Bottom Jeans -repuso Uriah haciendo un gesto bastante feo-; pero si es que yo estaré encantado. Por fin declaré que aceptaría la otra habitación y que si no me iría a hospedar fuera; en vista de ello se decidieron por la otra habitación. Me despedí de ellos y volví a subir. Esperaba encontrar arriba a Agnes sola, como antes; pero mistress Heep le había pedido permiso para ir a sentarse con ella al lado de la chimenea, con el pretexto de que la habitación de Agnes estaba mejor situada. En el salón o en el comedor sufría horriblemente de su reúma. Yo con gusto y sin el menor remordimiento la hubiera expuesto a toda la furia del viento en el campanario de la catedral; pero había que hacer virtud de necesidad y le di los buenos días en tono amistoso. -Le doy las gracias humildemente, caballero --dijo mistress Heep cuando le hube preguntado por su salud-; estoy así así; no tengo por qué envanecerme. Si pudiera ver a mi Uriah bien establecido, no pediría nada más, se lo aseguro. ¿Cómo ha encontrado usted a mi Uriah, caballero? Le había encontrado tan horrible como de costumbre, y contesté que no le había encontrado cambiado. ¿No le encuentra usted cambiado?

http://wow.datacion.icu/3249225028.html

32 min Vete A La Mierda Vete A La Mierda Chico

77 min Vete A La Mierda Vete A La Mierda Chico Trataba de no ser vista por Luis, esquivada tras la monja, y miraba a cualquier parte. La desnudez del joven, por culpa del lavado que recogíase en unas telas de cauchú, llegaba casi a la cintura. Necesitó ella repetirse que la obligaba la piedad. a este espectáculo. Pero ni la piedad la impedía seguir adivinando aquella herida novelescamente interesante sobre el mismo corazón, sobre el pecho juvenil, ni la piedad y la voluntad eran capaces de evitarle, ante este bello busto desnudo, el recuerdo del negro y peloso cuerpo de Julián. El temor de ser comprendida por Luis en tales impresiones, dábale vergüenza. Se acabó la cura. Inés salió. No volvió en el resto de la tarde al dormitorio. Encerrada en el suyo, y mirando las lejanas sierras, había estado meditando seriamente si volverse a la ciudad. ¿por cuál motivo?

http://euro.datacion.top/4131380705.html

44 min Mujeres Asiáticas Maduras Follando Chicos Jóvenes

69 min Mujeres Asiáticas Maduras Follando Chicos Jóvenes -¿De qué? -¿Todavía no ha recibido cierta orden? -No sé, pues. -Por el Retiro. -¿Por el Retiro? -Sí, pues, la casa grande. -¿La del cónsul? -Ah, no. Orden, no, pero ya sabemos. -¡Así! -y Daniel juntó todos los dedos de su mano derecha y los alzó a la altura de los ojos de Cuitiño; mientras que a Don Cándido se le erizaron los cabellos, y los ojos se le saltaban de las órbitas, creyendo ver en Daniel al mismo Judas. -Ya sé -contesto Cuitiño.

http://wow.datacion.pw/277530844.html

114 min Estar Desnudo En Tu Propia Casa

83 min Estar Desnudo En Tu Propia Casa ya me estorba la discreción, la delicadeza me es odiosa. Aunque la perspicacia de usted me ha cogido la delantera, yo quiero decirle lo que ya sabe, y así mi pobre alma se descarga de un insoportable peso. Fernando es mi hijo. Y esto que escribo quisiera que él lo leyese, y a él mismo se lo escribiría gozosa, añadiendo: 'Hijo de mi alma, perdóname. Reconozco tu independencia; acato tu libre albedrío. Tus amores no me gustan, pero los respeto. Acabemos esta horrenda lucha. Dime tus condiciones, y nos entenderemos'. »¿Qué le parece a usted, mi buen amigo? No estoy para más luchas. Viviré corto tiempo. Depongo mi orgullo, ridiculeces, artificios de clase y de nacimiento, cuyo valor es nulo ante la Naturaleza, ante los afectos elementales. Me resta poca vida.

http://una.datacion.xyz/331903889.html

90 min Sexo En La Ciudad Charlottes Esposos

15 min Sexo En La Ciudad Charlottes Esposos Sonreíase la cantora, expresándolo, y una luz diabla asomábase a sus ojos. Al mismo tiempo, el novio estaba viéndola las piernas un poco más que cuando ella jugaba al tennis. Y con el ansia, sin tocarla, así, angélica, la habría querido desnudar completamente. Era su obsesión. Decir que él hubiera de haberse enamorado de la cara de ella nada más, fuese sandez. y puesto que la amaba toda, no quería amarla en el enigma, en el desconocimiento casi completo de su cuerpo, que habría de ser para el amor no menos principal. no obstante esta faz suya de sportsman y de un poco cansado gustador de los placeres, ya muy arreglada sin bigote, los espejos del Palace Hotel decíanle también, a las horas de bañarse, cómo al fin su estatua atlética de Apolo era perfecta, y cómo era su ser entero una armonía. bien; desde tres noches atrás le constituyó un gran miedo en el amor de Josefina la duda, la terrible duda de que pudiera no formarle ella en la totalidad de su ser otra armonía; y fue que en el teatro de San Carlos había encontrado, para pasar la noche, a una joven austríaca, elegantísima, irreprochable de rostro y de líneas, a través de los vestidos. lo que no estorbó que al despojarla apareciese con el pecho nada firme y las rodillas hacia dentro. ¿Quién lo habría creído, a juzgar por el escote y el tobillo?

http://solo.datacion.icu/3821216932.html

62 min Relatos Del Clero De Abuso Sexual Masculino.

109 min Relatos Del Clero De Abuso Sexual Masculino. Lo que combinábamos juntos, era un contrasentido. Tú no lo comprendes; yo no sé qué ofuscación padeces, para haber dislocado las nociones de la realidad y pedir la luna. Eres de otra madera que el resto de los humanos. Bueno. Yo no. Despidámonos aquí mismo, Lina; despidámonos. o abracémonos, así, en delirio. Los brazos eran tenazas. Entre ellos, yo permanecía cuajada, como el magnífico hielo de los glaciares. -Basta. Agustín. Hizo el gesto de locura de emprender carrera.

http://datacion.top/480575174.html

120 min Gran Pelo Sexy En Lo Que Es Una Broma Backcomb En

49 min Gran Pelo Sexy En Lo Que Es Una Broma Backcomb En ¡Qué fastidiados habrán pasado el tiempo! -Así, así -le respondió Eduardo meneando la cabeza. -¡Ya ustedes no pueden estar solos un momento sin fastidiarse. ¡Pedro! -¿Qué quieres, loco? -La comida, Pedro -dijo Daniel quitándose su poncho, sus guantes de castor, sentándose a la mesa y echando un poco de vino de Burdeos en un vaso. -¡Pero, señor, eso es una impolítica! Se ha sentado usted a la mesa antes que esta señora. Yo soy federal, señor Belgrano, y pues que nuestra santa causa se sentó sin cumplimiento en el banquete de nuestra revolución, bien puedo yo sentarme sin ceremonia en una mesa que es otra perfecta revolución: platos de un color, fuentes de otro; vasos, sin copas de champagne; la lámpara casi a oscuras, y una punta del mantel cayendo al suelo, como el pañuelo de mi íntima amiga la señora Doña Mercedes Rosas de Rivera. Amalia y Eduardo, que sabían ya la aventura de Daniel, dieron libre curso a su risa y vinieron a sentarse a la mesa donde Pedro acababa de poner la comida, a las diez de la noche, en aquella casa en que todo era romanesco y extraño. -Y bien; antenoche te comprometiste con esa señora a hacerla ayer una visita y oír sus memorias; según nos lo dijiste anoche, ayer faltaste a tu palabra de caballero, pero supongo que hoy habrás reconquistado tu buen nombre. -No, mi querida prima -dijo Daniel trinchando una ave.

http://start.datacion.icu/2577163985.html