login to vote

18 min Grupo De Preguntas De Clase De Técnico De Radio Aficionado

De la cocina de la casa venía un olor fortísimo de fritanga y el vaho de sopas caldudas y bien impregnadas de ajo. Eufrasia y Lea estaban en la ventana de su cuarto, con la Tomasa y la Pepa, tarareando canciones nuevas que en aquellos días habían traído de Daimiel unos chicos como gran novedad, y luego descendieron al corral arrastrando chinelas, e improvisaron un baile. Avanzada la noche, Doña Leandra se acostaba en la cama donde habían nacido sus tatarabuelos, tan alta, que a los colchones se subía por escalera, y desde arriba fácilmente se cogía con la mano el ahumado techo, con las vigas en panza. Entre los pliegues de las blancas cortinas, y en el cristal de unas laminotas de la Virgen de Calatrava, muy hueca de vestido y con tiara en la cabeza, lucían unos puntos negros, obra de las moscas al parecer; pero en realidad eran las miradas de los tatarabuelos, que allí permanecían contemplando la rotación majestuosa de la casa al través de los siglos. Doña Leandra dormía profundamente, y a su lado D. Bruno, sin que ninguno oyera los sinfónicos ronquidos del otro ni los cánticos de gallos que cuidaban de cantar de dos en dos las nocturnas horas. La del alba no era todavía cuando saltaba de los ociosos colchones la señora diligente, y lavándose la cara con dos o tres puñados de agua fresca que de una jofaina cogía, comenzaba sus quehaceres. Aún estaba obscuro, y las luminarias de la noche no se habían apagado en el cielo. Apenas descorría la aurora las cortinas del manchego horizonte, abría Doña Leandra la ventana para respirar el aire puro y dar gracias a Dios, lo que hacía rascándose los sobacos y también la cabeza, que le picaba. Ya día claro, desde un tejadillo frontero a la ventana, la saludaba la gentil avutarda. Era un pájaro petulante, vestido a hora tan matutina con su casaca de color de canela, galonada de terciopelo negro con botones de plata, y en la cabeza el gran sombrero de tres picos con plumas blancas y negras.

98 min Busca En La Web Para Chicos Gay

21 min Busca En La Web Para Chicos Gay Don Eugenio, saludaba al paso aquellas caras que veía todas las tardes, sin interrumpir por esto la conversación. Juanito le oía con la deferencia y el respeto que inspiran ochenta años. —En una palabra, muchacho: que yo no puedo sufrir esta clase de vida. Serán para algunos escrúpulos necios, pero ¿qué quieres? Después de tantísimos años de probidad comercial, de prosperidad lenta pero segura, no puedo conformarme con esta vida de agitación y sobresalto que noto en torno mío, ni menos ver con tranquilidad una ganancia inmoral y estrepitosa. —Pero ¿por qué se ha de molestar usted tanto? dijo el joven con tono conciliador—. Lo mejor es que deje correr las cosas. Don Antonio gana demasiado dinero para que puedan hacerle mella sus palabras. Además, cada época trae sus costumbres, y no es justo que usted se queje porque las cosas no estén lo mismo que en su juventud. —Tienes razón, hijo mío.

http://spot.datacion.icu/2679142874.html

60 min Lesbianas Se Lo Pasan Genial Despues De Cenar

88 min Lesbianas Se Lo Pasan Genial Despues De Cenar Los hombres obedecen sin discusión a la esposa o la madre, por miedo a perder las dulzuras de la vida de harén que llevan en sus casas. Tiemblan de que puedan enviarlos a engrosar el número de los hombres adormecidos interiormente, de los esclavos que solo sirven para prestar sus fuerzas. - ¿Y el ejército? Habla usted, profesor, de que ya no hay guerras ni puede haberlas, de que terminó la casta militar al perder los hombres el disfrute del gobierno, y desde que llegué aquí he visto por todas partes a esas muchachas de casco con aletas y espada al cinto, así como a las otras que tripulan las máquinas voladoras. El profesor Flimnap miró a un lado y a otro, como si algún indiscreto pudiese entenderle, a pesar de que hablaba en inglés. Luego dijo, bajando un poco la voz: - Eso que ha visto, gentleman, no es un ejército. Usted, que conoce, como unos pocos de nosotros, el gran poder destructivo de las materias explosivas, ¿qué importancia puede dar a nuestros regimientos, armados de flechas y lanzas, como en los reinados de los mas remotos emperadores? Pero necesitamos mantener este ejército poco temible, porque los pueblos, aunque vivan en paz, quieren saber que existe una fuerza pública capaz de defenderlos. También debe tenerse en cuenta que la juventud, necesitada de los deportes para consumir una parte de su exceso de vida, considera la profesión militar como el más divertido y gallardo de los juegos. Sin ejército no sabríamos que hacer de todas esas muchachas de veinte años, fuertes, animosas, sanas, con una sangre rica que hace arder su piel o hincha sus músculos.

http://de.datacion.icu/2766176523.html

92 min Como Dar Un Orgasmo Explosivo

Mirar Como Dar Un Orgasmo Explosivo Mencionados señores han dicho ser corriente referida letra, por lo que hago á V. abono en su cuenta de expresada cantidad que en su dia y Dios mediante será efectiva, sin cuyo requisito valgan en mi favor todas las salvedades de costumbre. Subsiguientemente me impongo de que me dice V. «Tal y tal (y copiaba aquí cerca de una carilla de la carta de su corresponsal). A lo que respondo refiriéndome á la mia del tantos en que decia que: «esto y lo otro (y reproducía íntegro un párrafo de su carta citada). El mercado de caldos sigue encalmado; si bien las aceites arribaron ayer á una poca de estima, motivado á que, como era dia de correo, se supo que la cosecha de aceituna en el literal de Sevilla amagaba de malogro. Azúcares. Este dulce en favor, maximen los mascabados y el blanco Bombita y el Guanaja. Harinas. Este polvo, un tanto desconcertado, segun el viso que va presentando la sementera en Castilla al respective de los últimos temporales. Por el correo de la próxima semana venidera daré á V.

http://spot.datacion.top/2748517533.html

76 min Lo Mejor De Heather Brooke Porn

DVDSCR Lo Mejor De Heather Brooke Porn El estado de constante alucinación, que balanceaba mi alma en impresiones de susto y regocijo, sustraíame la noción del tiempo y me daba sensaciones equivocadas de personas y lugares. La vivienda de La Brava se me antojó palacio suntuoso. La señora no estaba, según me dijo una linda criadita al abrirme la puerta. Pasé a la sala y al punto se me apareció don Florestán, en la misma facha y pergenio con que le conocí en el patinillo de Santa Lucía. Las melenas ahuecadas, según la moda del 40 al 50, ornaban otra vez su noble cabeza siciliana. Había vuelto el rosicler a sus pómulos, y a su perilla el negro humo de la sartén. Con voz opaca y un tanto medrosa me dijo: «Estoy trazando un documento importantísimo, con escritura netamente burocrática y todo primor de sellos y estampillas que han de darle la debida eficacia como documento público. Perdóneme que le deje un momento, pues tengo que acabar mi trabajo ahora mismo. La señora no ha de tardar; ha salido en coche». A punto que desaparecía de mi vista don Florestán, se me presentó Leonarda, en cuya persona vi la más exquisita elegancia y distinción. ¿Era ya Duquesa de Mula?

http://gogo.datacion.xyz/2644807307.html

72 min Charlotte Gainbourg Escena De Sexo Anticristo Sexo

150 mb Charlotte Gainbourg Escena De Sexo Anticristo Sexo Un incidente sin importancia. -No me digas eso. ¡Herida! ¡Un diente roto! -Por favor. Le imploro con tal urgencia, que, aterrado por dentro, se calla. Mi misterio, al fin, ha sido siempre impenetrable para él. -Hágase como quieras. ¿Estás mejor? ¿A ver estas manecitas? ¿Este pulso?

http://una.hombre.fun/287599694.html

37 min Sexo Y La Ciudad Carprt Rojo

Gratis Sexo Y La Ciudad Carprt Rojo Y di lo que te falta del relate. -Poco es ello, Gorio, y voy a servirte. Esta mañana madruguemos con el aquél de ver la ciudá hasta que saliera el tren paecióme que la gente se reía del personal de Patricio con su sable, su levita y su cachucha. La verdá es que, dispués de ver aquellos oficiales tan majos y bien puestos, que andaban por allí, el nuestro capitán paecía la mesma estampa de la tarasca del Corpus. Pus golviendo al caso, anduvimos horror de calles, y nos devertimos en grande liendo en las esquinas muchos papelones amejaos por su decir, a los que pega Lucas a la puerta del Ayuntamiento; sólo que aquéllos estaban en letra de molde. Y en éstas y en otras, llegó la hora, volvimos a la posá, y salimos de ella con nuestras armas al hombro. -¡Camparíais mucho, Carpio! -Pus créete que nos rechiflaron los muchachos, Gorio. -¿Qué me cuentas? -La verdá pura, hijo. como que pensé que Patricio se nos desmayaba de congoja.

http://hot.datacion.top/2272956327.html

76 min Angelitos 2 Huevos De Pascua Privados

55 min Angelitos 2 Huevos De Pascua Privados Y no me digas otra cosa, que aquí vienen nuestros religiosos. -Ténganse vuesas paternidades -dijo como llegaban los frailes-: estoy enterado de quiénes son, de dónde vienen y a lo que van; fáltame saber las circunstancias concernientes a vuestras reverencias; y así les ruego y encarezco satisfagan mi deseo, si es que no llevan prisa o no juzgan impertinente esta curiosidad mía, la cual puede muy bien estar fundada en cosa que mira a mi profesión. Habíase detenido la cabalgata, y los buenos de los religiosos se estaban ahí admirando de esa figura no menos que de esas palabras. -Vuesa merced especifique y puntualice, señor caballero -respondió el más listo-, el objeto de su curiosidad, y prometo satisfacerle hasta donde alcancen mis conocimientos. -¿Cuáles de vuesas paternidades son de misa, cuáles de coro? -De misa, señor, venimos hasta diez en este pelotón de la comunidad. Aquí tiene vuesa merced a fray Emerencio Caspicada, este religioso cuyos pies van a toca no toca, con ser su caballo tan grande como él mismo. Puesto al lado de la Giralda, no se sabe cuál es la torre y cuál el padre. Para la misa del gallo, señor, es el sacerdote que se conoce: se lo embaúla con plumas y todo, y la cresta la ofrece por el bien de sus antepasados. Intentó fray Emerencio echar a malas el asunto; pero ni don Quijote ni su interlocutor hicieron caso de él, y la información continuó de esta manera: -Este que vuesa merced ve a la derecha es el padre Frollo: hace dos meses le tenemos diciendo misa en seco, y transcurrirán ocho sin que la diga en mojado. Cuando ha de trasegar el vino al cáliz, se lo bebe en las vinajeras a pico de jarro: tal es su habilidad para la clerecía.

http://que.datacion.top/562657437.html