login to vote

61 min La Plasticidad Cerebral Y El Cerebro Adulto.

El amigo de usted parte. El amante. te jura no volver a buscarte, a verte jamás. si jamás quiere el destino que puedas ser solo para mí. ¡Él, de lejos, seguirá la sombra de tu vida! Giro. Salgo. Ella no se mueve. Todavía, al desaparecer, vuélvome un punto y la saludo: -Adiós, Lucía. -Adiós, Andrés. Ha dejado caer a la diestra mano la cabeza, en la penumbra de la luna. Un minuto después me encuentro en la gran plaza desierta, poblada nada más de luna y de perfumes, y donde suenan contra la acera mis pasos como en un inmenso panteón de toda la tierra bajo el cielo. No me atrevo ni a parame ni a volverme para ver quizás en la ventana una forma blanca que es mi alma. que es mi vida. Nací a la política, al amor y al éxito, en un pueblo remoto de provincia, muy considerable según el padrón electoral, aunque tuviera escasos vecinos, pobre comercio, indigente sociabilidad, nada de industria y lo demás en proporción.

10 min Adultos Con Deficiencia De Crecimiento Piel Seca

56 min Adultos Con Deficiencia De Crecimiento Piel Seca El número de los fervientes admiradores del padre apenas se aumentaba con alguien que no fuese de la intimidad de D. Aquel año, por lo mismo que su sobrino estaba en el lugar, D. Acisclo quiso echar el resto, en el Jueves Santo, y la cena algo profana, a que dio ocasión la salida en procesión de la Santa Cena, fue opípara y estruendosa. Doña Luz estuvo amabilísima con todos, y doña Manolita muy alegre y chistosa. No eran éstas, sin embargo, las reuniones que agradaban a doña Luz y a su amiga, sino las poco numerosas, familiares y frecuentes, donde ellas mismas incitaban a D. Anselmo para que provocase y contradijese al Padre, obligándole así a hablar sobre puntos de religión o de filosofía. En no pocas ocasiones, el P. Enrique había lucido, en sentir de sus oyentes, una elocuencia conmovedora; pero jamás produjo tan honda impresión en los ánimos como la noche del Domingo de Resurrección. Incitado D. Anselmo, después de otros menos importantes ataques, llegó a decir lo que sigue: -Todo es hablar de caridad y devoción, pero, bien mirado, no se ve en vosotros sino egoísmo. No es la piedad, no es el amor a vuestros semejantes quien os mueve, sino el anhelo de la salvación propia y el miedo del infierno. -Alambicando de esa suerte -contestó el padre Enrique-, no hay amor, por desinteresado que sea, cuya raíz no esté en el amor propio. Las palabras mismas lo declaran. ¿Qué es la compasión?

http://wow.hombre.fun/1004545901.html

12 min Chris Hansen Es Un Bloqueador De Pollas T Shirt

66 min Chris Hansen Es Un Bloqueador De Pollas T Shirt Veamos: «Grande cosa es el hábito: constituye una segunda naturaleza». -¡Originalísimo! «Use almost can change the stamp of nature. (Shakespeare, Hamlet). En inglés, para mayor claridad. «L'habitude est une seconde nature», dicen los franceses. -No, que serán los chinos. «Usus est optimus magister (Columella)». «L'abito e una seconda natura». -Ahora me explico la fama de erudito y poliglota, como dicen por ahí, de Garibaldi. A ver cuántas lenguas sabe: español, inglés, francés, latín e italiano. ¡Ni el cardenal Mezzofantti! «Dadles a vuestros huéspedes habitaciones cómodas, alegres y aireadas». -Esto debió leerlo don Olimpio antes de mi llegada.

http://de.datacion.icu/423964024.html

19 min He Luchado Contra La Dominación Blanca

18 min He Luchado Contra La Dominación Blanca Ahora dime, follón, desvanecido y malandrín, ¿piensas que esa corona te viene por tus obras y no por las mías? Metes tu media pala en el negocio de las aventuras, y te das a entender que serás emperador por tu propia virtud; ¿y aún quieres que tus estados no produzcan menos que los míos? Eso es meter aguja y sacar raja, logrero sin conciencia. -Y todavía hay otra cosa mejor -replicó Sancho-; es a saber, que me hallo en potencia propincua de elevarme a la mano de mi señora Dulcinea del Toboso y reinar junto con ella. -¿De qué modo? -A semejanza del escudero de Tirante el Blanco, que casó con la emperatriz viuda -respondió Sancho. -Eso se entiende si yo vengo a morir primero que ella -replicó don Quijote-; y aún será cosa de averiguar si yo consiento en unión tan deslayada. -Como los muertos no tienen voz ni voto, señor, me bastará el beneplácito de la emperatriz heredera. -Lo das por hecho -dijo don Quijote-; mas yo tengo para mí que Dulcinea no me habría de sobrevivir sino para verter lágrimas tales y tantas, que fueran excusadas las ajenas; y como el Cid Rui Díaz, pondría yo esta cláusula en mi testamento: «Ítem: Mando que no alquilen Plañideras que me lloren: Bastan las de mi Jimena, Sin que otras lágrimas compre». -De suerte que -dijo Sancho- mi señora Dulcinea ya no es Dulcinea, sino Jimena. Dulcinea no puede dejar de llevar su nombre; ni hay otro más suave, melifluo, almibarado que el suyo. La que se llama Dulcinea ¿puede aspirar a otra cosa?

http://datacion.xyz/125819108.html

111 min Chicas Follando Chicos Con Una Correa

DVDSCR Chicas Follando Chicos Con Una Correa En cuanto supe que yegaba el lanse, arriba me planté, a ofreserme pa to lo que haga farta, con confiansa, como si fuese de la familia, lo mismito. Más veses yevo subío y bajao. El sobrealiento de la señora probaba su afirmación, y al verla así, tan cordial, tan cariñosa conmigo, no fui dueño de contener la gratitud que se me subía a la garganta, y murmuré alargando las manos. es usted muy buena. Ella, no menos conmovida, quiso y no pudo echarme un brazo al cuello, murmurando. -Cáyese usté. ¡Vaya unas bondaes, cristiano! Ea, cargue usted con este artilugio. (Y entregó la maquinilla). Andando, andando, que no estamos pa paliques. No fue preciso tocar a la campanilla. Como si detrás de mi puerta nos acechase un ser invisible, entreabriose calladamente y apareció la nariz de mi hija mayor, Tula, cuyos ojos, que no por denigrarlos sino por definir su especial mirada, he comparado a los de una lechuza, se clavaron en la comandanta y en mí. Y por entre el hueco de la puerta y de la persona de Tula se deslizó Feíta, deteniendo a doña Milagros, que iba a entrar como una manga de agua o un ciclón, y diciendo: «¡Chist! Cuidado con meter bulla, por causa de mamá».

http://tipos.hombre.fun/2527488091.html

98 min ¿el Pene De Un Zarigüeya Tiene Hueso?

117 min ¿el Pene De Un Zarigüeya Tiene Hueso? El tren pasará a las siete. Me siento en un banco, ante la puerta de la sala de espera; no se oyen ruidos; una acacia, muy cerca, columpia su ramaje, desprendiendo hojuelas doradas; una chiquilla mocosa, chata y curtida, me observa como si me fuese a retratar. Por primera vez me doy cuenta de que soy opulenta, poderosa. Revuelvo en mi saco de gamuza marrón, usado y de rota cadenilla, y alargo a la chica una peseta. La mira, me mira, y, escamada, suponiendo burla, en vez de tomarla, echa a correr. La riqueza asusta, por lo visto. Iré en primera, por primera vez. Voy sola. El departamento está rancio de carbonilla y olores viejos de comidas grasientas. Los vidrios, embutidos y crujientes de porquería, no se abren sin esfuerzo titánico. Me siento, eligiendo un cojín que no esté salpicado de manchas equívocas. ¿Viajan así los ricos? ¡No vale la pena! Yo me procuraré el mejor auto. Y, al mismo tiempo que hago esta reflexión, se me ocurre otra, y un sudor frío me rezuma en la sien.

http://sad.datacion.xyz/509464706.html

Mirar San Francisco De La Sociedad Gay Y Transgénero.

15 min San Francisco De La Sociedad Gay Y Transgénero. Ni la misma Argos entiende lo que la está pasando; eya se cree buenamente que anda así, afligía por sus pecaos y sus penitencias y sus étasis. y se figura que las cosa rara que la entran son ayá unas visitas de la gracia de Dios. y no hay, para qué desengañarla, que los achares se la han de quitar. -tartamudeé- ¿por quién, doña Milagros, por quién cree usted que siente mi hija. debilidad. afición. en fin, eso? No tan aprisa. No he dicho eso presisamente; sólo que se me ha puesto aquí que alguna tontá por el estilo será la madre del cordero. -Un nombre. ¿No se la ocurre a usted un nombre? -Don Benisio. es delicaíyo contestar.

http://start.datacion.icu/408210402.html