login to vote

60 min Analingus Niña Blanca Sobre Niña Negra

Entre los discípulos de Terpsícore, que no han dejado de bailar hasta que el sol les ha recordado la hora de retirarse, se ha podido observar a Wilkins Micawber, hijo, y a la encantadora miss Helena, la cuarta hija del doctor Mell. Leí con gusto el nombre del doctor Mell, y estaba encantado de descubrir en tan brillante situación a míster Mell, el maestro, el antiguo sufrelotodo del funcionario de Middlesex, cuando míster Peggotty me indicó otra página del mismo periódico, donde leí «A DAVID COPPERFIELD EL EMINENTE AUTOR Mi querido amigo: Han pasado muchos años desde que podía contemplar con mis ojos los rasgos, ahora familiares a la imaginación, de una considerable porción del mundo civilizado. Pero, amigo mío, aunque esté privado, por un concurso de circunstancias que no dependen de mí, de la compañía del compañero de mi juventud, no he dejado de seguirle con el pensamiento en el rápido impulso que ha tomado su vuelo. Nada ha podido impedirme, ni aun el océano, que nos separa tempestuoso (BURNS. el que participara de las fiestas intelectuales que nos ha prodigado. No puedo dejar salir de aquí a un hombre que estimamos y respetamos los dos, mi querido amigo, sin aprovechar esta ocasión pública de darle las gracias en mi nombre, y, no temo decirlo, en el de todos los habitantes de Port Middlebay, por el placer de la ciudad de que es usted poderoso agente. Adelante, amigo mío. Usted no es desconocido aquí; su talento es apreciado. Aunque relegado en un país lejano, no hay que creernos por eso, como dicen nuestros detractores, ni indiferentes ni melancólicos. ¡Adelante, amigo mío; continúe su vuelo de águila! Los habitantes de Port Middlebay le seguirán a través de las nubes, con delicia y con afán de instruirse. Y entre los ojos que se levantarán hacia usted desde esta región del globo, mientras tengan luz y vida, estará los pertenecientes a WILKINS MICAWBER,Magistrado. Recorriendo las otras páginas del periódico descubrí que míster Micawber era uno de los corresponsales más activos y más estimados. Había otra carta suya relativa a la construcción de un puente. Había también el anuncio de una nueva edición de la colección de sus obras maestras epistolares, en un bonito volumen, considerablemente aumentado; y, o mucho me equivoco, o el artículo de fondo era también de su mano. Mientras míster Peggotty estuvo en Londres hablamos muchas veces de míster Micawber; pero sólo estuvo un mes. Su hermana y mi tía vinieron a Londres para verle, y Agnes y yo fuimos a decirle adiós, a bordo del navío, cuando se embarcó. Ya no volveremos a decirle adiós en la tierra. Pero antes de dejar Inglaterra, fue conmigo a Yarmouth para ver la lápida que yo había hecho colocar en el cementerio, en recuerdo de Ham.

59 min Trabajos Sin Sentarte En Tu Trasero

50 min Trabajos Sin Sentarte En Tu Trasero Conocióle su tío en el modo de pisar, volvióse rápido hacia él, y preguntóle con la cara y la voz preñadas de tempestades: -¿A dónde vas, mentecato? -Ya usted lo ve, -respondió el otro con la mayor frescura. -¿De dónde vienes? -De Madrid. -¿Por qué a estas horas? -Porque a los tiranos les ofende la luz, y donde ven un rayo de ella la ahogan, temerosos de un incendio. -¡Eso no es responder a mi pregunta! -Eso es traducir al lenguaje de la verdad el hecho infame de haberme enviado esos verdugos al destierro, so pretexto de que conspiraba. -¡Pues esos verdugos no han cumplido con su deber! -No se apure usted, tío, que emplazados los dejo. Y el día se acerca. -¡Porque esos verdugos debieron ahorcarte! porque tú no has cumplido como bueno abandonando el estudio para meterte en lo que no te importa, ni comprendes, ni lícitamente puedes hacer. -Porque esas aventuras insensatas han de hacer inútiles nuestros sacrificios, y de costarnos el mísero mendrugo que nos queda para vivir, y la vergüenza de verte algún día ¿qué digo? de verte ya perseguido, como los malhechores, por la Guardia civil. -¡La Guardia civil es la palma gloriosa de los mártires de la idea!

http://solo.datacion.top/430441949.html

43 min Tetona Preggo 2007 Jelsoft Empresas Ltd

88 min Tetona Preggo 2007 Jelsoft Empresas Ltd Sólo quedaban cuatro que, como el pobre D. Bruno, estimando su virginidad sobre todas las virtudes, no abrieron sus orejas a ninguna voz de seducción: eran Zurbano, Ena, Carondelet y Seoane. En tanto, ansiosos de poner mano en la salvación de España, corrían a Cataluña Ametller y Bassols, y allí se encontraban con D. Juan Prim, de sangre muy caliente y entendimiento harto vivo, el cual, con su amigo Milans, sublevó a Reus, tratando de extender el incendio a todo el Principado. Don Javier Quinto, Don Jaime Ortega, que años adelante, en plena guerra de África, discurrió salvar a España con la traída de Montemolín, marcharon a Zaragoza, sin acordarse de que esta ciudad es y será siempre la primera de España en no admitir ciertas bromas y en su aversión a dejarse regenerar por el primero que llega. Los tales y otros caballeros que les seguían, ávidos de mangonear obteniendo puestos en las Juntas, fueron recibidos a puntapiés por los milicianos, que adoraban a Espartero casi tanto como a la Virgen del Pilar. Viendo que allí venían mal dadas, llevaron sus enredos a otra parte de Aragón. Innumerables jefes del ejército y personajes políticos de la coalición se derramaban por el Reino, pronunciando todo lo que encontraban por delante y estableciendo Juntas en todo lugar donde caían. Málaga fue la primera ciudad de importancia en que se vio la insurrección formal y práctica: no pedía por el pronto la vuelta de Cristina, sino que cayera Gómez Becerra y volviese López con su lindo programa y su rosada elocuencia; sonaban las músicas, y en medio del general delirio, entregándose los malagueños al goce de dictar leyes a la autoridad central, quedaban vacíos los depósitos de tabaco y tejidos de Gibraltar, y abastecidos para largo tiempo los almacenes del comercio grande y chico. Granada y Almería se pronunciaban sin comprometerse, no renegando del Regente mientras no viesen que era segura su perdición; otras provincias adoptaban el mismo sistema, de una cuquería y eficacia admirables; en Valencia la coalición y los moderados amotinaron al pueblo y ganaron parte de la tropa, dejando casi inerme al valiente General Zabala. Asesinados el Gobernador Camacho y un agente de policía, quedó la ciudad en poder de los revoltosos. De Cartagena dieron cuenta, no sin dificultad, el Brigadier Requena y el Coronel Ros de Olano; en Cuenca triunfó el arcediano de Huete; Valladolid quedó pronunciada por el General Aspiroz; Galicia por Zambrano, y así fue propagándose la quema, hasta que no quedó parte alguna de la nación que no ardiese en cólera y no pitara muy alto pidiendo renovación de personas, cambio de política, de instituciones, como el sucio que pide mudar de ropa. Si algunos de los pueblos pronunciados no pedían la caída del Regente, sino la vuelta del florido López, otros proclamaban la inmediata mayoría de la Reina, resultando un barullo tal, que no lo harían semejante todos los locos del mundo metidos en una sola jaula. Sólo diez y seis meses faltaban para que Espartero cumpliera el plazo de su Regencia. Aun admitiendo que su gobierno no fuera el más acertado, y sus errores muchos y garrafales, ¿no valían menos diez y seis meses de mal gobierno que todo aquel delirio, que aquel ejemplo, escuela y norma de otros mil desórdenes, de la desmoralización y podredumbre de la política por más de medio siglo? Fue muy chusco ver a Serrano y a González Bravo marchar juntos a Barcelona por la vuelta grande del Pirineo, y entrar en la ciudad de los Condes a brazo partido, en carretela descubierta, entre las aclamaciones de un pueblo a quien hay que suponer enteramente ciego para tener la explicación de su entusiasmo. Animados por el éxito, y con el apoyo moral que Prim les daba desde Reus, determinaron los dos audaces jóvenes, el uno militar intrépido, paisano sin ningún escrúpulo el otro, constituir o resucitar el Ministerio de la coalición, y como Serrano había sido Ministro con López, no vaciló en darse título y atribuciones de hombre-gabinete o Ministro universal. Ya tenía el confuso movimiento una figura que lo sintetizase, una voluntad que unificara las varias manifestaciones de los pueblos. Lo primero que pensó el afortunado caudillo fue dirigir su galana voz a la Nación, y entre él y González Bravo enjaretaron un Manifiesto, que leído a estas distancias y a estas luces que ahora nos alumbran, nos maravilla por la desatinada flaqueza de sus razones, mezcla infantil de audacias e inocencias.

http://spot.hombre.fun/3260249481.html

23 min Coños Apretados Teniendo Enormes Pollas Gruesas

81 min Coños Apretados Teniendo Enormes Pollas Gruesas ¿Cómo no se les ha visto hasta ahora? Lo cierto es que en todo esto hay un misterio que hasta ahora no hemos logrado esclarecer. -Pero que esclareceremos, señor Smith, si quiere usted auxiliarme. -Sí; y con tanto más gusto, señor Strock, cuanto que estoy interesadísimo en poder tranquilizar a la población del distrito. -Entonces, desde mañana mismo nos pondremos en campaña. -Desde mañana. Y me despedí del alcalde de Morganton. Regresé al hotel para arreglar mis cosas en prevención de una estancia que podría prolongarse según las necesidades de la información. No me olvidé de escribir al señor Ward, dándole a conocer los resultados de mi primera entrevista con el alcalde y nuestra resolución de despejar la incógnita en el más breve plazo posible. Le prometía, además, informarle de todo, bien por carta o por telegrama, a fin de que supiera siempre a qué atenerse respecto a nuestras gestiones. En una segunda entrevista con el señor Smith, decidimos partir a la madrugada del día siguiente. Y he aquí el proyecto que dejamos acordado seguir a toda costa: La ascensión a la montaña se realizaría bajo la dirección de los guías habituados a las excursiones de este género. Estos guías habían escalado varias veces lo más altos picos de las Montañas Azules, pero jamás habían intentado tener acceso al Great-Eyry, sabiendo que una muralla de infranqueables rocas lo impediría, y, además, porque antes de producirse aquellos fenómenos, el Great-Eyry no llamaba la atención de los viajeros. Podíamos contar en absoluto con estos dos guías, a quienes el señor Smith conocía personalmente: dos hombres intrépidos, fuertes y diestros. Ambos no retrocederían, y nosotros estábamos dispuestos a seguirles. El señor Smith hizo la observación de que tal vez fuese ya más factible penetrar en el interior del Great-Eyry. -¿Y por qué razón? -Porque se ha desprendido de la montaña un gran bloque, y es posible que sea de la cumbre y haya dejado alguna entrada practicable.

http://tipos.datacion.icu/2677217267.html

34 min Wehling Dick Y Lisa Aurora Illinois

51 min Wehling Dick Y Lisa Aurora Illinois Desengáñese usted, señor mío: casi todos, cual más, cual menos, somos cerdos. Yo mismo soy un petit cochon. Pero así como yo, si alguien me llamase cochon, le mandaría inmediatamente los padrinos, considerándome insultado por haberme dicho lo que realmente soy, la sociedad tiene el más perfecto derecho a negar el agua y el fuego a quien la llama por su nombre, exhibiendo sus vicios y defectos. ¡Como que siendo nosotros, con raras excepciones, una rosca de cochons, todos tenemos que defender la solidaridad de la rosca! Vea usted: no hay un solo francés que aplauda que el Zar castigue con latigazos de knut a los rusos que le piden un poco de libertad. Pero como el interés nacional está antes que todo, nosotros, nacionalistas, insultaremos a los pensadores que hablen en el anunciado mitin de protesta contra las medidas represivas del pensamiento ruso. Yo seré uno de los que allí llamarán cochon a Zola, aunque creo que el cochon es «el otro». Pero no lo diga usted, porque tendrá que batirse conmigo. Y siempre sonriendo, apuró el ajenjo número 4. La horrorosa Linda Cada pueblo tiene su affaire. Madrid ha tenido, entre otros, el crimen de la calle de Fuencarral; París, el proceso Dreyfus y los Humbert; Bolonia, el crimen de la Linda Bonmartini. Por el crimen de la calle de Fuencarral riñeron grandes batallas los periódicos principales de España. Por Dreyfus, y aun por los Humbert, las han reñido los principales periódicos de Francia. No menos terribles son las que libró la Prensa italiana por el crimen de la Linda Bonmartini. El proceso Dreyfus dividió a Francia en nacionalistas y revolucionarios. El proceso de la Linda ha reverdecido añejos odios de clericales y anticlericales. Y así como la Higinia Balaguer ocupó la atención de la Prensa europea, y Dreyfus y los Humbert tomaron carta de naturaleza en todas las grandes capitales de Europa, la Linda Bonmartini, que va a aparecer ante los tribunales, es el tema preferente de las conversaciones de París. ¡La Linda! Si no es por ironía, no entiendo por qué llaman así a la condesa Bonmartini.

http://gogo.datacion.icu/833010454.html

82 min Viejo Se Folla A Su Nieta

700 mb Viejo Se Folla A Su Nieta Por mucho que hablaba desde el fondo del estómago, sentía que estaba completamente vencido y que era deplorablemente joven. Durante el viaje resultó muy interesante verme presumiendo sobre la diligencia, bien vestido, bien educado y con la bolsa llena, reconociendo, al pasar, los lugares en los que había dormido durante mi penoso viaje de niño. Mis pensamientos encontraban en aquello amplio motivo de reflexión, y mirando pasar a los vagabundos y reconociendo aquellas miradas, que recordaba tan bien, me parecía sentir todavía la mano del latonero estrujándome la camisa. Al bajar por la estrecha calle de Chatham vi la callejuela en que estaba la tienda del viejo monstruo que me había comprado la chaqueta, y adelanté vivamente la cabeza para mirar el sitio en que había estado esperando tanto tiempo mi dinero, primero a la sombra y luego al sol. Y ya casi en Londres, cuando pasé cerca de Salem House, donde míster Creakle nos había azotado tan cruelmente, habría dado cuanto poseía por poder bajarme, darle una buena paliza y poner en libertad a los alumnos, pobres pajarillos enjaulados. Llegamos al hotel de «La Cruz de Oro», en Charing Cross, situado en una calle cerrada. El mozo me introdujo en el comedor, y una criada me enseñó una habitación pequeña que olía a establo y que estaba tan herméticamente cerrada como una tumba. Yo sentía mi gran juventud sobre la conciencia y me daba cuenta de que eso era la causa de que nadie me respetase. La criada no hacía caso de lo que le decía, y el mozo se permitía, con insolente familiaridad, darme consejos para ayudarme en mi inexperiencia. -Ahora veamos -dijo el camarero de modo confidencial-; ¿qué es lo que quiere usted comer? A los jovencitos como usted suelen gustarles las aves. ¿Quiere usted un pollo? Le dije lo más majestuosamente que pude que me tenían sin cuidado los pollos. -¿No lo quiere usted? -dijo el camarero-. Pues los jovencitos por lo general están hartos de vaca y de cordero. ¿Qué le parecería una chuleta de carnero? Asentí a aquello, porque tampoco se me ocurría otra cosa. -¿Quiere usted patatas?

http://una.datacion.xyz/3546768123.html

HDLIGHT Crímenes De Odio No Gay Ni Transexual

650 mb Crímenes De Odio No Gay Ni Transexual Vea usted, por ejemplo: hace cuarenta años que conozco a Barkis. Si no he salido a hablarle toda las veces que pasaba por aquí, no he salido ninguna; pues bien, ahora no puedo ir a preguntar cómo sigue. Convine con míster Omer que era muy desagradable. -Y que no estoy yo menos cerca de ello que otro, míreme. La respiración me faltará uno de estos días y no es probable que esté muy interesado en la situación en que estoy. Digo que no es probable, tratándose de un hombre que sabe que cualquier día puede faltarle la respiración, y más todavía si ese hombre es abuelo ---lijo míster Omer. -No es nada probable -dije. -Tampoco es que me queje de mi oficio -dijo míster Omer-. Todo tiene sus pros y sus contras; eso ya se sabe: todo lo que yo pediría es que se educara a la gente de manera que tuviera el espíritu un poco más fuerte. Míster Omer fumó un instante en silencio con aire de bondad y complacencia; después dijo volviendo a su primer asunto: -Estamos obligados a contentamos con saber las noticias de Barkis por Emily. Ella sabe nuestra verdadera intención y no tiene más escrúpulos ni sospechas que si fuéramos corderitos. Minnie y Joram acaban de ir a casa de Barkis, donde ella va también en cuanto termina su trabajo, para ayudar un poco a su tía. Han ido a saber del pobre hombre; si quiere usted esperar su vuelta, traerán noticias. ¿Quiere usted tomar algo? ¿Un ponche con ron? ¿Quiere usted tomarlo conmigo, pues es lo que bebo siempre mientras fumo? -dijo míster Omer cogiendo su vaso-. Dicen que es bueno para la garganta y que facilita esta desgraciada respiración. Pero, ¿sabe usted?

http://una.hombre.fun/2131353367.html

34 min Peludas Fannies 2007 Jelsoft Enterprises Ltd

51 min Peludas Fannies 2007 Jelsoft Enterprises Ltd Envidia, ¡oh! envidia, amor de Satanás, gloria del infierno, de allí sales al mundo en ráfagas pestilentes, y enfermas y emponzoñas al género humano. Fada malhechora, vuelves negro lo blanco: hiere en las virtudes tu varilla siniestra, y las conviertes en vicios; cae en tus manos la inocencia, y se vuelve malicia. Tu lengua vive nadando en un fluido corrosivo; es larga y puntiaguda. Pasa la honra y la picas; huye de ti la austeridad y la alcanzas. Ves sin ojos; oyes sin oídos, vuelas sin alas: acuciosa eres, aprensiva. Los merecimientos, los triunfos de los demás, son injurias para ti; las buenas obras, provocaciones horribles; pero si te conviene el disimulo, disimulas: una de tus diligencias suele ser la hipocresía. Don Zoilo de Mayorga es víctima de la envidia, si bien el mismo no sabe lo que nadie pueda envidiar en él, o sus hechos admirables se han perdido en la ingrata memoria de las gentes. Para dar la última pincelada al carácter de este magnate, diremos que él no hubiera visto con indiferencia el título de marqués de Huagrahuigsa, y allá para su capote lo era en efecto, y por tal se tenía, desdeñando airadamente a los que no sintiesen correr por sus venas sangre de Braganzas. Desarmado el caballero, se presentó garbosamente en la sala, supliendo con el desparpajo lo que faltaba de adorno a su persona, e hizo de nuevo su mesura con la rodilla ante la señora, a la cual convino ofrecer la mano para pasar al comedor. Puestos a la mesa, dijo don Quijote: -Perdonad por indiscreto, y decidme, señores, vuestros nombres si gustáis. -El mío es don Prudencio Santiváñez, señor caballero; mi mujer se llama doña Engracia de Borja. -Criada del señor don Quijote -añadió doña Engracia. -¿Todos estos jóvenes de uno y otro sexo pertenecen a la familia de vuesa merced? La mesa de Príamo no fue más concurrida, ni más feliz la venerable Hécuba con sus cincuenta hijos. -No todos lo son de mis entrañas -respondió la señora-; aunque sí mis parientes. Por el afecto, cuantos ve aquí vuesa merced son hijos míos. -Cuando el amor y la concordia gobiernan a una familia -dijo don Quijote-, por el número de sus miembros se ha de medir su felicidad. Los antiguos patriarcas eran de suyo respetables, más por su numerosa descendencia, pues había casa de cien personas, o poco menos, como las de los jueces de Israel, Abdón, Jair.

http://datacion.pw/3260137048.html

100 mb Chicas Desnudas Y Chica Sexy Y Caliente

ULTRA HD 4K Chicas Desnudas Y Chica Sexy Y Caliente De mí, sé lo bastante para fiarme en que lo puedo realizar. De ella sólo sé que es bella, y ella lo sabe también; pero ignoro, como ignora, sin que por sí propia pueda decírmelo jamás, si en efecto su belleza de los cielos está hecha por Dios mismo en modo tal que pueda temblar en todas las pasiones; y siendo esto de una importancia capital, de tanta o más que el haberla visto desnuda para la artística evidencia de mis ojos. en ella, en ella, en su hija, en mi amada, quiero, Carlota, poder saberlo por mí mismo! ¿Poder saberlo? ¿De qué modo? -inquirió la noble dama alarmadísima. -Del único posible, Carlota, amiga mía; del único posible. Con su posesión, antes de casarme. La estupefacción no dejó a Carlota decir una palabra, por lo pronto. Luego, protestó: -¡Oh, Augusto! ¡Caballero! ¿Qué pretende? ¡Debo decirle que se engaña! ¡Debo decirle que. jamás! ¡No podía pensar que tal perfidia hubiese envuelta en su conducta! -¡Perfidia! -recogió el noble amargamente, con tal hondo acento de dignísima bondad, que hubo de afectar desde luego a la indignada.

http://solo.datacion.pw/3675651511.html

HDTV De Que Color Se Mancha La Orina Humana

49 min De Que Color Se Mancha La Orina Humana -Entonces, ¿si eran amigos se debían visitar? -Entonces, la criada que delató a Oliden debe saber quiénes lo visitaban con más frecuencia. -Es muy cierto. -Quienes estuvieron con él, hoy, ayer y antes de ayer. -Así es, debe saberlo. -Estuvieron, tal y tal y tal; han muerto Maisson, Lynch y Riglos; entonces, rastree por los nombres que no sean ésos, y si por ahí no da con lo que busca, no pierda el tiempo en incomodarse más. -El genio de Vuecelencia no tiene igual. Haré exactamente lo que Vuecelencia me indica. -Mejor fuera que lo hiciese sin necesidad de indicaciones; que por no tener nadie que me ayude, tengo que trabajar por todos -respondióle Rosas. Victorica bajó los ojos, en cuya pupila se había clavado como una flecha de fuego la mirada imperatriz, y en ese momento despreciativa, de Rosas. -¿Y sabe usted, pues, lo que ha de hacer? -¿Ha ocurrido alguna cosa particular esta noche? -Una señora, Doña Catalina Cueto, viuda, y de ejercicio costurera, ha ido a quejarse de haber dado Gaitán de rebencazos a un hijo de esa señora, que paseaba a caballo por la plaza del Retiro. -¿Quiénes el hijo? -Un estudiante de matemáticas. -¿Y qué motivos le dio a Gaitán? -Gaitán se acercó a preguntarle por qué no usaba la testera federal en su caballo.

http://wow.datacion.pw/1465009540.html