login to vote

41 min Chico Follando Chico En El Culo

-Carnicero de animales y de gente. -Degeneración del oficio. -El otro, es el señor coronel Salomón, pulpero. -Vaya, eso es menos malo. -El otro, es el comandante Maestre, forajido de profesión. -Vamos, no falta sino que el otro pertenezca a tan nobles jerarquías. -Pues no, señora, el otro es el general Pintos, verdadero caballero, verdadero soldado de la república; pero para manchar los galones de él y de los que se le parecían, la Federación moderna puso los galones militares en hombres como los tres primeros. -Sabe usted, señora -dijo Amalia-, que sin negar que son interesantes las biografías que usted hace en tan pocas palabras, me interesaría más el saber ¿cuál de estas señoras es Manuelita y cuál Agustina? -Las dos están en este momento bailando en la otra sala; ¿le habrán dicho a usted que Agustina es una belleza? -Cierto, esa es la opinión universal. ¿No es así en la opinión de usted? -Cierto que sí; solamente que yo la llamo belleza federal. -¿Lo que quiere decir? -Que es una belleza con la cara punzó. Amalia se rió.

106 min Grupo De Lesbianas Y Bisexuales De Boston

84 min Grupo De Lesbianas Y Bisexuales De Boston Maston perdía lastimosamente el tiempo cuando, inclinado sobre su gigantesco telescopio, observaba la marcha de la Luna por los espacios estelares a la busca del famoso proyectil. Al oír que daban las diez, Miguel Ardán, Barbicane y Nicholl se despidieron de la multitud de amigos que habían ido a despedirles. Los dos perros destinados a aclimatar la raza canina en los continentes lunares estaban ya encerrados en el proyectil. Los tres viajeros se acercaron a la boca del enorme tubo de hierro fundido y una grúa volante los descolgó hasta el vértice del proyectil. Una abertura practicada en este punto les permitió entrar en el vagón de aluminio. No bien estuvieron fuera los aparejos de la grúa, se desmontaron apresuradamente los andamios que rodeaban la boca del Columbia. En cuanto Nicholl se vio con sus compañeros en el proyectil, se apresuró a cerrar la abertura por medio de una gran placa sujeta interiormente con fuertes tornillos a presión. Otras placas, sólidamente adaptadas, cubrían los cristales lenticulares de los tragaluces. Los viajeros, encerrados herméticamente en su prisión metálica, se hallaban sumidos en la más profunda oscuridad. ―Y ahora, queridos compañeros ―dijo Miguel Ardán―, procedamos como si estuviéramos en nuestra casa; yo soy un hombre muy casero, y mi fuerte es el arreglo de las habitaciones. Hay que sacar el mejor partido de nuestra vivencia y encontrar comodidades en ella. ¡Ante todo, tengamos luz! El gas no se ha hecho para los topos. Y, al pronunciar estas palabras, el alegre mozo encendió un fósforo y lo acercó a la llave de un recipiente lleno de hidrógeno carbonado a elevada presión y en cantidad suficiente para suministrar luz y calor por espacio de ciento cuarenta y ocho horas, o sean seis días con seis noches.

http://de.hombre.fun/1933361394.html

11 min Película De Vaqueros Donde Están Follando Unos A Otros

38 min Película De Vaqueros Donde Están Follando Unos A Otros En una de las gavetas había un cofrecito cerrado con llave. -¿Qué habrá aquí? -se dijo sacudiéndole y tratando después de abrirle-. Tal vez su testamento. Con unas pinzas intentó en vano descerrajarle. Luego abrió otra gaveta del escritorio. En un sobre halló tres billetes de cien francos que se metió apresurada en el seno. Por vez primera se fijó en el busto de la joven que estaba sobre la biblioteca giratoria. -El dice que fue su novia. ¡Vaya usted a saber! Una hora después estaba Alicia en el portal, elegantemente vestida, llamando un coche. El cual la condujo a la capilla española de la avenue Friedland, a donde acudía lo más selecto de la colonia hispanoamericana. Baranda estuvo ausente, al lado de Rosa, varios días, al cabo de los cuales sintió un deseo vehemente de volver junto a Alicia, como el asesino a la casa donde cometió el crimen. Abatido, sin confianza en sí propio, delegó en Plutarco para que se entendiese con ella. Cuando Plutarco llegó a casa del médico, Alicia se aprestaba a salir. Al verle, su corazón dio un vuelco.

http://solo.datacion.xyz/3625974341.html

68 min Linda Chica En Bikini Da Handjob

102 min Linda Chica En Bikini Da Handjob Paseando por barrios excéntricos, donde observó secreteos en las rejas, llegó a una calle donde había muchas tabernas y gente de malos modos y peores palabras que escandalizaba a ciencia y paciencia de los cuadrilleros de Orden público, los cuales, plantados en las esquinas, como estatuas, encajonada la cara en las golillas, tapándose la boca con el ferreruelo, más parecían durmientes que vigilantes. Atravesó después la niña un tenebroso parque, y hallose, por fin, en sitio solitario y abierto. Vio pasar una gran torre que iba de Norte a Sur, cual un fantasma, y como al mismo tiempo sonaban en ella las campanas, el eco de estas se arrastraba por el aire a modo de cabellera. Fábricas monstruosas con altísimas chimeneas pasaron también como escuadrón que marcha al combate con los fusiles al hombro; después vio ante sí los resplandores de la Fábrica del gas. Pasaron algunos hombres encapuchados, que debían de ser la ronda del Santo Oficio. La inconsolable se ocultó en la sombra de una casa destechada. Pasaron, tras la ronda, penitentes que se daban de zurriagazos sin piedad; luego, empleados del resguardo que iban a relevarse en los puestos; en pos, un borracho que trazaba con inseguro paso rúbricas sin fin en el suelo húmedo. La joven, asustada de su soledad y sin esperanza de encontrar la iglesia del Buen Fin, no se atrevía a preguntar a nadie. Por último oyó una voz infantil que cantaba el himno da Riego, mejor dicho, lo silbaba con música semejante a la que aprenden los mirlos enjaulados a las puertas de las zapaterías. Aquella tierna voz le inspiró confianza. Un niño como de seis años avanzaba con marcial continente, marcando el paso doble y agitando un palito con la mano derecha, en perfecta imitación de los gestos de un tambor mayor al frente del regimiento. Discurrió la damisela que aquel gallardo rapaz podría darle informes mejor que cualquier gandul desvergonzado y. «¡Pst. chiquillo, ven acá! Parose en firme el muchacho al ver salir de la sombra la esbelta figura, y cuando reparó que era una dama, llevose la mano al andrajo que por gorra tenía.

http://wow.datacion.pw/1370320534.html

63 min Historias De Madre E Hijo Teniendo Sexo

Youtube Historias De Madre E Hijo Teniendo Sexo -¡Qué brutalidad. la mía! -La mía, si usted quiere. Pronto, por Dios, señor de Barnuevo. Y se descubre el doble fondo de la inmundicia, en que la corrupción originaria de la especie llega a las fronteras de la locura; las anomalías de museo secreto, las teratologías primitivas, hoy reflorecientes en la podredumbre y el moho de las civilizaciones viejas; los delirios infandos, las iniquidades malditas en todas las lenguas, las rituales infamias de los cultos demoníacos. Por mis mejillas ruedan lágrimas, que me salvan de un ataque nervioso. El doctor, conmovido, interroga: -¿Basta? Deme usted la mano, con. Él encuentra la frase delicada y justa. -Con el sentimiento más fraternal. -¡Y quién podrá jamás cultivar otro! -grito, en un arranque-. Doctor, debo a usted gratitud. Permítame. que no le envíe nada por sus honorarios.

http://wow.hombre.fun/330165152.html

DVDSCR Requisito De La Política De Acoso Sexual En Ns

95 min Requisito De La Política De Acoso Sexual En Ns -vuelve a intervenir el relojero mortificado aunque habla en la alegre confidencia-. La madre no estorba, ¡qué diablo! El tenientito se agita, intranquilo. Se tose en el corro. Hay aquí lo que suele en los corros darse con frecuencia; dos impulsivos y uno que se divierte en excitarlos -y es éste el comandante. Aprovechando el silencio hostil, por malignidad o curiosidad, o por ambas cosas juntas, anima al relojero: -La chica debe ser también de oro. y nadie como usted para saberlo, amigo. -¡Regular! -responde el aludido petulantemente. -Una mañana -insiste el comandante- le he visto a usted vagar por junto a su camarote. recuerdo! me saludó usted! Pero, no, ¡nada! -añade importante y perdonador el relojero-, en los camarotes de señoras solas.

http://euro.datacion.top/2929292126.html

41 min Cocina Cotta Cocina Regional Judía Italiana Sexy

120 min Cocina Cotta Cocina Regional Judía Italiana Sexy Era recto y sano de corazón Macabeo; creyó en la sinceridad de las palabras de Fernando; y no quiso ahondar más sus heridas con el relato que también había pensado hacerle de la segunda parte de la historia que corría por el pueblo. -¡Qué lenguas! -exclamó, hondamente compadecido del joven. Éste había caído en un sombrío atolondramiento: miraban sus ojos, pero no veían. De pronto revolvió el caballo hacia la sierra, y como si aquel suelo, y aquellas casas, y aquellas mieses encubrieran un volcán dispuesto a devorarle, castigó al dócil bruto con la espuela y el látigo, y desapareció como un rayo de la presencia del aturdido Macabeo. El cáliz estaba lleno: una gota bastó para desbordar las hieles que contenía. Muchas horas después de este suceso, Fernando se paseaba en el cuarto de estudio de su padre. Revelaba tranquilidad, aunque era ésta muy semejante a la que tienen en sus comienzos algunas tempestades de verano: ni un soplo de aire, ni el ruido de una mosca, la quietud y el silencio reinan en la naturaleza; pero hay celajes siniestros, tintas en el horizonte que parecen manojos de centellas, aire que asfixia, monstruos que la fantasía dibuja en los plúmbeos nubarrones. Nada sucede en aquel instante; pero toda conflagración es posible al menor choque entre los aletargados elementos. A la luz que alumbraba la estancia, el doctor leía, o aparentaba leer; porque es lo cierto que más atentos estaban sus ojos al ir y venir de Fernando, que a las páginas del libro: siendo muy de notar que no había tanta alarma como curiosidad en las miradas furtivas del viejo Peñarrubia. Había visto por la mañana llegar a casa a su hijo en el estado de exaltación en que nosotros le vimos salir de Valdecines; y había logrado, a fuerza de fuerzas y al cabo de muchas horas, reducirle a la calma y a la reflexión. Entonces hablaron. La conversación era la válvula por donde el doctor se proponía desahogar aquel pecho y aquel cerebro henchidos de tumultos. Supo que no era Águeda la causa de ellos; pero no supo la verdad entera, que Fernando cuidó de ocultarle por no afligirle más. -Pues ahora me toca a mí -dijo el doctor cuando halló a su hijo dócil a sus reflexiones-. Voy a Valdecines.

http://datacion.top/4269621297.html

87 min Niña Jugando Con Sus Grandes Tetas

82 min Niña Jugando Con Sus Grandes Tetas ¡Tal para cual, Pedro para Juan! Esa es otra pejiguera como usted, y ambas peores que la Perala, que era cada día más mala. que tiene su mercé hoy la lengua desbocáa. ¡Vea usted! mí comadre que está más recogida a buen vivir que una cuaresma. -¡A buen tiempo! la carne para el diablo, los huesos para Dios. -Ello es, señor, que eifica. a mi no. que lo que tiene es la cruz en el pecho y el diablo en los hechos; pero en fin, la limosna no se hizo sólo para los buenos; vaya una peseta para el pucherito. Malva-rosita, di que le den garbanzos y tocino: ahora lárguese usted con viento en popa, y no vuelva hasta que yo la llame: ¿está usted? -Sí señor, y Dios se lo pague a usted. Y la vieja desapareció con una ligereza juvenil.

http://wow.datacion.xyz/1366395436.html

69 min Cbgb Chica Camiseta Roja T Vintage

113 min Cbgb Chica Camiseta Roja T Vintage -¡Juy, quién fuera capitán de ese regimiento! -Este regimiento se gubierna él solo tan guapamente. -Pero la soledá es muy triste. -Más vale solo que mal acompañao. -No apretes el huso, que se va a cascar el hilo. -Es que me hace cosquillas en la palma de la mano. -Muy fino tienes el pellejo. -Más que el corazón, que a puro desaire de una que yo sé, se va pusiendo más recio que el cuero de una mochila. -¡Jesús, qué antusiasmo! -¡Calla, ingratona! -¡Taday, trapacerón! -¡Olé, rrracataplán! (Risotada general. También se paga su tributo a las modas.

http://de.datacion.pw/2416207925.html

14 min Virgen Steele La Casa De Atreus

115 min Virgen Steele La Casa De Atreus -Don Galo, usted habla en cifra, favorece a sus adeptos, y ha jurado mi ruina. Protesto. -¿No esperabais mi llegada, Constancia? -le preguntaba entre tanto el Marqués-. ¿No os previno vuestra tía? ¿No os ha hablado vuestra madre de mis esperanzas? -Sí -respondió esta sin apartar la vista de su juego-, así como deberían haberos dicho a vos que no eran las mismas las mías. -¡Qué obsequioso está el madrileño con Constancia! -dijo una de las muchachas a otra, a media voz-. Tiene imán; mira tú cuánto más bonita es Clemencia, y cuánto más graciosa Alegría, y ella que es tan huraña, tan desabrida. -Pues ahí veras -contestó la otra-. Las mujeres son como el sol, que en días revueltos pica más entre las nubes. -¡La patrulla! -sonó la inalterable voz de don Galo-, sacando el cinco. -¡Qué de números hay en ese saco! -dijo un oficial-: esto es un fuego graneado.

http://gogo.datacion.icu/1532656958.html